La potencia y cómo optimizarla

La potencia eléctrica es un parámetro que muestra la cantidad de energía eléctrica transferida de una fuente generadora a un elemento consumidor por unidad de tiempo. Será determinante la cantidad de dispositivos eléctricos que podemos conectar a la red de manera simultánea. Mediante el cálculo de la potencia eléctrica que se necesita para un hogar o negocio permitirá saber qué cantidad de energía es necesario contratar, lo que contribuirá a reducir la factura de la luz, o cuantos aparatos pueden estar conectados simultáneamente. 

Los precios de kW de potencia han ido subiendo exponencialmente, por lo que deberíamos estar atentos a algunas situaciones que pueden darse. Nuestra potencia contratada puede que sea la que venía por defecto en el boletín eléctrico de la instalación, o en el caso de locales que cambian de negocio, aquella que ya venía contratada previamente. La solución es simple, hacer una revisión para comprobar si la potencia que tenemos es la correcta. También puede darse el caso de que tengamos contratada menos potencia de la que necesitamos, y ello provoca caer en penalizaciones por excesos. 

Optimizar esta potencia no es otra cosa que adaptar la necesaria. La potencia contratada en un negocio puede modificarse a la alza o a la baja, si las condiciones de la empresa así lo requieren. Es muy importante que los cambios se realicen bajo el asesoramiento profesional adecuado, para que la modificación no suponga ningún problema para el correcto desarrollo del negocio. 

Es importante señalar que las distribuidoras eléctricas sólo permiten hacer un cambio de potencia al año, asegurando que el número de kilovatios es el correcto. 

El usuario tiene tres opciones para saber la potencia correcta de su negocio u hogar, y si es necesario modificarla. 

En primer lugar el cliente puede comprobar en la factura de luz tanto la potencia contratada como la demandada en cada uno de los periodos horarios (si contamos con una tarifa contratada con discriminación horaria). De modo que se podrá comprobar si se sobrepasa o no el número de kilovatios contratados y en su caso, realizar los cambios oportunos. 

En segundo lugar el cliente puede acceder en el área de clientes de la distribuidora eléctrica que corresponda al punto de suministro, pudiendo ver su potencia contratada y la potencia máxima demandada en los distintos periodos gracias al histórico de potencias máximas registradas.